Somos Ananke

Nuestra misión es brindar bienestar interior a cada ser humano y acompañar a quienes desean vivir su destino

Ananke, la fuerza que tiene el destino  es un proyecto terapéutico y formativo que pretende acompañar a las personas que desean encontrar la fuerza, la seguridad y la protección interior para vivir lo que realmente son, para realizar su destino y vivir en sintonía con la imagen profunda de sí mismos que alcanzaron a través del contacto con su alma y el despertar de la consciencia.

Nuestro trabajo se apoya en la visión sistémica y fenomenológica que ofrecen las constelaciones familiares, en la teoría del vínculo y del trauma, la psicología profunda, el análisis transaccional y la sabiduría interior del Corazón.

La formación como psicólogo, filósofo, teólogo, educador, constelador familiar y del trauma y cómo acompañante espiritual permiten tener las herramientas y recursos para llevar adelante la misión de acompañar a quienes solicitan nuestra ayuda en el camino hacia el propio destino, hacia el ser interior.

Filosofía Ananke

En la Mitología Griega Ananke es la madre de las Moiras, que son la personificación del Destino. Ananke representa la inevitabilidad, la necesidad, la compulsión y la ineludibilidad.

Ananke es la diosa preexistente a todos los dioses y diosas; su poder radica en ser quien dicta el destino y sus circunstancias en las éste se ha de vivir y encontrar. Marca el principio del orden en la vida del universo y del ser humano que es la diferenciación o individuación.

Homero, el poeta Griego, consideraba que Ananke es la fuerza necesaria para luchar, para restablecer el orden de las cosas. Es la fuerza que necesitamos para sobrevivir en los momentos de dificultad y en los procesos internos de transformación cuando es necesario el desprendimiento del Ego, de la Máscara y del Ser Inferior.

Según el filósofo Parménides, Ananke es la necesidad natural del mundo de encontrar su forma. Es, también, la diosa del Amor y de la Muerte que dispone a su antojo los acontecimientos de nuestra vida.

Para Pitágoras, Ananke tiene dos aspectos: el filosófico que la considera la fuente de la armonía que hay en el universo (orden); es la creadora del Orden y, mítico que la define como la fuerza que obliga al ser humano a renacer constantemente. 

Según Empédocles, Ananke no se deja conmover por las oraciones ni los sacrificios cuando toma a una persona bajo su dominio porque su misión es conducir a la persona hasta que se haga cargo de su destino.

Según Platón, el mundo ha sido creado a imagen y semejanza de un Dios bueno; el filósofo considera que Ananke es la fuerza que da al Universo y al Ser humano la forma que Dios quiso, obligándolo a integrar todo lo que ha sido excluido, a través de las decisiones, para ser conforme a la voluntad divina.

Para explicar la aparición de Ananke, Platón en su libro Timeo, en el que explica su cosmología o sistema del universo, afirma la existencia de dos principios fundamentales en la acción: La primera es Nous, el Logos, el principio intelectual, el orden, la inteligibilidad, es decir, todo lo que se refiere a Razón. El segundo principio es Ananke, la Necesidad. Las operaciones que se deriven de este principio se describen con palabras tales como: errante, de dispersión, perdido, irracional, irregular y aleatoria. Necesidad actúa por medio de desviaciones. Se distingue en lo irracional, en el irresponsable, en la indirecta. Se asocia principalmente a esa área de experiencia que no puede ser persuadido o sometido a la orden de la razón. Necesidad reside en el alma como una causa interna, constantemente produciendo resultados incómodos. 

Para los Latinos, Ananke es la personificación de la Necesidad que se define como el impulso que hace que las causas obren infaliblemente en cierto sentido o, como todo aquello a lo cual es imposible sustraerse, faltar o resistirse.

Según Aristóteles el hombre forma su carácter a través de las decisiones que le dan rumbo a su vida. Cuando el hombre se hace la pregunta sobre hacia donde lo conducen sus decisiones Ananké interviene para mostrarle que la felicidad se encuentra en seguir la voluntad que da orden y sentido al Universo.

Ananke en el psicoanálisis

Según Freud, Eros y Ananke (Necesidad) son los generadores de la cultura humana, según su conciencia facilitan la vida en común. Ananke es quien exige a los seres humanos establecer relaciones sociales cada vez más amplias dentro de las restricciones de la cultura que humanizan. Hillman y Ananke. 

La psicología arquetipal señala que el alma es la raíz de la psicología. Según Hillman el alma se comunica a través de imágenes y su lenguaje es mítico y metafórico. El movimiento psicológico consiste en volver a la imagen como presentación y no como representación. Lo anterior, exige, lo que Hillman llama, la individuación de las imágenes. La regla fundamental de la psicología arquetipal es, apegarse a la imagen.

Las imágenes son las que explican el origen de las fuerzas internas que mueven al ser humano. Una de esas imágenes es la de Ananke, la necesidad, que expresa y marca el rumbo de la vida como destino.

Ananke y el vínculo

La primera necesidad del niño es el vínculo con la Madre, de la cual toma lo necesario para la Vida. Después, el niño deberá tomar al Padre del cual recibe la fuerza para encarar el mundo. Finalmente, el hombre deberá renunciar a la Madre y al Padre para establecer el orden simbólico que es la diferenciación o individuación que le permite tomar su propio destino y ser él mismo. Este proceso es acompañado por Ananke.

Ananke conduce al ser humano hacia su propio destino, que no es otro que ser él mismo para lograrlo es necesario vivir auténticamente la propia existencia y sobreponerse a la adversidad.

De esta manera, cuando el hombre se aparta de la voluntad divina cae en la esclavitud y Ananke interviene para liberarlo y conducirlo a la verdad de su ser que no es otra que ser Imagen y Semejanza del Dios que lo creó.

En conclusión

Ananke es la necesidad vital de todo ser humano de darle forma a su vida. Existen formas adecuadas y neuróticas de resolver la necesidad de encontrarle sentido a la vida.

La forma sana está dada el desarrollo de la vida interior, el cultivo de la espiritualidad y el proceso de individuación.

Las formas neuróticas son la búsqueda del afecto y la aprobación, la necesidad de un compañero que se haga cargo de uno, restringir la vida a limites estrechos, el poder, la fiscalización de sí mismo y de los otros, creer en la omnipotencia de la voluntad, explotar a los demás y sacar provecho de ellos, el reconocimiento social, buscar hazañas personales, la búsqueda de admiración, la proclamación de la autosuficiencia e independencia y la perfección e inexpugnabilidad.

Cuando el ser humano se opone a su destino, cuando deja de ser el mismo, atrae a su vida el Miedo, el Pánico, el Sufrimiento, la Compulsión, la Adicción y la contención de su potencialidad.

Ananke es la ayuda que el ser humano recibe para salir adelante en los momentos difíciles de la vida; es la fuerza interior que le asiste para sobreponerse cuando todo parece estar perdido.

Ananke es el movimiento interior hacia la realización de la voluntad divina: ser uno mismo.

Ir arriba
Abrir chat
1
Hola. Bienvenido a Ananké!
¿En qué podemos ayudarte?